Mi Historia

Cuando decidí escribir algo aquí que tenga que ver sobre quién soy o qué hago me tuve que detener cierto tiempo a pensar antes de poder presionar la primera tecla, y no es que no me sienta segura de saber quién soy, solo quiero ser lo más transparente posible. Necesito ser breve, así que el trabajo se me hace un poco más complicado, pero voy a intentar serlo.  Estoy sentada frente al monitor, buscando aún una respuesta dentro de mí, que no venga desde afuera, sino desde adentro.

Digamos que desde afuera soy alta, nací en Venezuela en la ciudad de Cumaná, Estado Sucre.  Siempre sentí total afinidad por el medio artístico, por lo que desde muy niña fui partícipe de varias actividades relacionadas con el baile, el canto y la ejecución de algún instrumento musical. Fui buena estudiante, mi meta para ese entonces era obtener buenas calificaciones y soñar con cosas que quizás jamás imaginé poder llegar a ser.

Trabajar en la Televisión era uno de esos tan repetitivos anhelos, ser presentadora de un segmento de arte y espectáculos en algún noticiero, como también lo fue, quizás inconscientemente, participar en el más importante evento de belleza en mi país el “Miss Venezuela”. Fui una niña y adolescente ejemplar para mis padres y profesores, gané un premio científico a nivel nacional, otro de pintura y también tuve la oportunidad de representar a mi estado en varios concursos de belleza juveniles, logrando figurar entre los primeros lugares. Finalmente participé en el Miss Venezuela, obtuve un premio y fui becada por el canal Venevisión para mi formación como artista. Participé en una novela, protagonicé una serie juvenil, fui imagen de una prestigiosa marca de champú internacional, he tenido la dicha de viajar a otros países a grabar comerciales para varias marcas y aunque no lo creas fui presentadora por varios años de un reconocido segmento de arte y espectáculos en el noticiero de Televén. Todo esto sin querer lo decreté para mi vida y no hubiese sido posible sin la compañía y amor de mis padres y sin un factor que mueve siempre todo a tu favor, la fe!

Ahora bien, ya conocen bastante de quien soy desde afuera, pero algo que he aprendido en mi no tan largo camino de vida, es que no somos lo que los títulos impuestos por otras personas dice que somos. Para tu jefe eres su empleado, para tus padres eres su hija, para tus redes sociales eres, quizás, quien deseas ser: tienes un cuerpo esbelto, un rostro de porcelana, no tienes defectos y pareces ser muy feliz. En realidad al final de todo somos lo que buscamos y encontramos dentro de nosotros mismos y en eso pongo todo mi esfuerzo día a día. Desde mi perspectiva somos lo que Dios dice que somos. Nada de lo que soy desde afuera me llena tanto como saber que primero que todo soy hija de Dios. Y la buena noticia es que ¡tú también lo eres! ¿Sabes lo que eso significa? Todos tus anhelos serán cumplidos cuando permites que sea Dios quien obre en tu vida con un corazón dispuesto y vea en ti las ganas y esfuerzo por lograrlo.

Desde adentro también soy tímida, solo a veces. Soy romántica, soñadora, escribo historias en mi cabeza, me encanta escuchar a la gente, conocer sus deseos, qué llevan dentro y el por qué son como son. A veces soy orgullosa, trabajo en eso. Me encanta hablar con los niños y la gente mayor. Me gusta elegir ser feliz todos los días, aunque amanezca lloviendo. Como ven también me gusta escribir y hacer largas las historias, así que acorto estas líneas, despúes de conocerme bastante, para hacerte una pregunta: ¿Quién eres?, ¿Qué dice tu corazón de ti?. Yo también quiero conocerte y tal vez mi trabajo aquí sea descubrirnos y conocernos, pero primero me encantaría que fuera desde adentro y luego hacia afuera. ¿Qué tal si empezamos desde hoy?. Gracias por compartir conmigo en este espacio donde juntos aprenderemos a conocernos, reconocernos y amarnos por sobre todas las cosas.